Buena Literatura

junio 9, 2007 at 3:52 pm (Literatura)

En el universo de la literatura ha habido varios genios que han pasado por el haciendo el menor ruido posible y sin llamar prácticamente la atención sobre su presencia, pero, pese a todo, a los que nos gusta rebuscar, podemos encontrar auténticas joyas ocultas entre sus obras.

Valga el ejemplo de Ambrose Bierce y su “Diccionario del Diablo”, libro que encarecidamente recomendaría tener en la mesilla de noche igual que algunos tienen la Biblia. De hecho se puede aprender mucho mas de este librito que de la Biblia esa. Está escrito a modo de diccionario, es decir, palabras y sus definiciones, pero vaya definiciones. Pese a estar escrito a finales del siglo XIX el 90% de estas definiciones se podrían aplicar a la situación político-social de hoy.

La vida de Ambrose Bierce es de película (valga como ejemplo que su padre se llamaba Marco Aurelio Tácito, su tío Lucius Verus y una hermana suya Cleopatra). Sus padres eran Calvinistas naturales de Ohio. Los datos de su vida varían dependiendo de qué biografía se lea, si es estadounidense será bastante escueta con ciertos aspectos de su vida que allí incomodan (hay que tener en cuenta que se le tiene en Estados Unidos a la altura de Edgar Allan Poe o Lovecraft). Lo que se puede ir recopilando es tremendo, a los 5 años cortó el pie a su hermano con un hacha mientras jugaba, su hermana Cleopatra se metió a misionera en África y fue devorada por caníbales, su tío Lucius Verus era pirata, su padre se suicidó ahorcándose, un hermano se fue de forzudo con un circo y el mutilado se hizo jesuita. Nuesto personaje emigró a Londres y de allí hizo varios viajes, entre otros uno a Estambul donde conoció a Bakunin, que le adoctrinó en la Idea. Juntos fueron a Roma con idea de asesinar a Pio IX. Perseguido por la policía de todo el mundo regresó a EEUU donde se volvió alcóholico y perdió a su familia.

Con más de 70 años decidió cruzar la frontera con México para luchar al lado de Pancho Villa, no volvió más. Dejó una carta a sus familiares diciendo que “si se enteran que he sido cosido a balazos frente a un paredón mexicano, sepan que opino que es una buena forma de abandonar esta mierda”. Su muerte inspiró la novela de Carlos Fuentes “Gringo Viejo”.

Como ejemplo de la magnífica obra que es el “Diccionario del Diablo” sirvan estas breves definiciones que se incluyen en la obra:

Impostor: Rival que también aspira a los honores públicos.

Impunidad: Riqueza

Fanático: Dícese del que obstinada y ardorosamente sostiene una opinión que no es la nuestra.

Anuncios

Permalink 1 comentario