Diferencia de Rasero

enero 13, 2008 at 7:18 pm (politica)

Es muy curiosa la idea que tenemos en occidente de lo que es la democracia. Se nos llena la boca a la hora de calificarnos como “sociedades democráticas avanzadas” y nos lanzamos a la yugular de las nuevas democracias cuando su poder político y económico se hace demasiado importante.

La prensa occidental se atraganta a la hora de denunciar los supuestos fraudes electorales en Rusia, país en el que su presidente cuenta con un apoyo popular enorme (lo digo por conocimiento de causa) y no precisa de esas artimañas para ganar (aunque no niego que las haya). Todo porque nos preocupa que una Rusia, que por fin ha descubierto el buen uso que se puede hacer de las inmensas riquezas que tiene esa tierra, y de los enormes beneficios que pueden sacar de ellos, nos pueda presentar batalla en Europa, o vuelva a aglutinar bajo su influencia a las repúblicas circundantes.

Mientras tanto, organizaciones otrora respetables y ahora corruptas como la OSCE se encargan de avalar pucherazos electorales sangrantes como los ocurridos en Ucrania con el “amigo” Lukashenko, o, la más reciente en Georgia, donde otro perrito faldero de Occidente como es Saakashvili ha revalidado el poder de una manera flagrantemente ilegal, donde en el recuento de los votos, a la oposición le “desaparecieron” 1 millon de votos (y en Georgia no es que haya mucha población).

A los señores de la OSCE y, en general, a todos los dirigentes de los paises occidentales habría que recordarles que la época soviética ha acabado, que la guerra fría ha acabado y que de lo que se trata es de que no vuelva a haber más muros en Europa, y ahora mismo lo único que consiguen con sus decisiones y actuaciones es desconfianza en el este de Europa.

Permalink 2 comentarios